sábado, 6 de marzo de 2010

valoración primaria y secundaria

La valoración primaria de un paciente consta de valorar aquellos parámetros o funciones o factores del paciente que, de encontrarse alterados, ponen en peligro la vida del paciente. Es la secuencia "ABCD" que se combinará con la valoración según los protocolos de RCP.
A. Valoración de permeabilidad de la vía aérea, con control cervical en aquellos pacientes de los que se sospeche lesión de dicha zona.
La disminución o pérdida total del nivel de conciencia, crea una relajación muscular
que genera la caida de la lengua hacia atrás, sobre el paladar posterior,
obstaculizando el paso de aire hacia la traquea.

La apertura de la vía aérea se realizara:

-Maniobra frente-mentón
-Elevación mandibular.
-Cánula de Guedell
B. Valoración de función respiratoria o ventilación. (V.O.S.) Ver, Oir y Sentir.
C. Valoración hemodinámica (circulación), con control de hemorragías.
D. Valoración del estado neurológico.

EVALUACIÓN SECUNDARIA

* SÍNTOMAS:

Son las sensaciones que la persona es capaz de describir

* PREGUNTAR POR:

- Dolor (tipo y localización)
- Origen del dolor
- Posibles náuseas o mareos
- Sensaciones anormales (frío, calor, debilidad, sed… etcétera)

* SIGNOS:

Son los detalles físicos que se pueden ver, tocar, oír u oler.

Algunos son evidentes, pero otros sólo son detectados tras un examen exhaustivo.

* BÚSQUEDA DE:

- Hinchazón
- Hemorragia
- Decoloración
- Deformidad

* ATENCIÓN A:

- Respiración (escuche si hay sonidos anormales).

* COMPROBAR:

- Si el accidentado es capaz de mover sus articulaciones.

* CONSISTE EN:

Exploración detenida del accidentado en la que SIEMPRE se empieza por la cabeza y se termina por los pies.

Es una exploración minuciosa y fácil de recordar.

* PASOS A SEGUIR:

1.- Palpar cuidadosamente todo el cuero cabelludo.

2.- Hablar a la víctima para averiguar si responde y puede oír. Observe cada oído buscando sangre o fluido transparente.

3.- Examinar ambos ojos.

4.- Inspeccionar una posible supuración por la nariz como ya hizo con los oídos.

5.- Observar el ritmo, profundidad y naturaleza de la respiración (fácil o difícil, ruidosa o silenciosa).

6.- Buscar algún olor en el aliento.

7.- Mirar en el interior de la boca por si algo obstruye las vías aéreas.

8.- Buscar heridas en la boca o irregularidades en los dientes.

9.- Ver si hay quemaduras en los labios.

10.- Observar el color, temperatura y estado de la piel.

11.- Recorrer suavemente la columna con los dedos desde la base del cráneo hasta tan abajo como pueda SIN ALTERAR LA POSICIÓN del accidentado y buscando zonas dolorosas, hinchazón o irregularidades.

12.- Pedir al accidentado que respire hondo y observe si el pecho se expande con facilidad y por igual en ambos lados.

13.- Atender a cualquier ruido extraño.

14.- Palpar la caja torácica en busca de irregularidades, dolor o deformidad.

15.- Palpar con suavidad a lo largo de ambas clavículas y de los hombros, buscando deformidad, irregularidad o dolor.

16.- Comprobar el movimiento de codos, muñecas y dedos; si la víctima está consciente pídale que colabore.

17.- Observar el color de los dedos.

18.- Comprobar la presencia de pinchazos en los brazos.

19.- Si se encuentran problemas de movimiento o pérdida de sensación en los miembros: NO MOVER AL ACCIDENTADO PARA EXAMINARLO.

20.- Palpar con suavidad el abdomen para detectar signos de hemorragia y para localizar rigidez o dolor en la pared abdominal.

21.- Palpar las caderas y mueva despacio la pelvis para detectar signos de fractura.

22.- Inspeccionar la ropa en busca de signos de incontinencia o de sangrado por orificios.

23.- Pedir al accidentado, SIEMPRE QUE SEA POSIBLE, que levante una pierna y luego otra, y que flexione tobillos y rodillas. Palpe y busque hemorragia, hinchazón, deformidad o zonas dolorosas.

24.- Comprobar el movimiento y la sensibilidad de los pies.

25.- En los pies, atender al color de la piel: si es azulado puede indicar un problema circulatorio o una lesión debida al frío.